Para completar la temática “blazer” en el blog, te propongo este post específico sobre el blazer y su potencial en el armario femenino, aunque, si te interesa la abarcar todas las posibilidades, no debes dejar de leer su post gemelo de aprende a combinar blazer para hombre, que contiene informaciones generales sobre esta prenda icónica que te conviene conocer.

La prenda unisex por excelencia es hoy un must have representativo de la emancipación femenina, una especie de “pase” que da acceso a un look, que por desgracia parece garantía de ser competente a la hora de afrontar un trabajo, pero no te equivoques, esta esclavitud afecta a ambos sexos. ¿Es posible que también nosotras hayamos caído en la trampa? Y bien yo creo que sí, o al menos la presencia del blazer entre ministras, ejecutivas, políticas, presentadoras de los informativos en televisión etc. que lo utilizan como uniforme, así lo sugiere.

Esta claro que la relación blazer con el mundo profesional de ambos sexos es muy estrecha así que, aprovechemos al máximo su potencial en este universo.

Unisex, la fascinante vertiente andrógina del blazer en el universo femenino

No es una tarea sencilla, pero si consigues el punto exacto de masculinización del blazer y después te diviertes aportando conceptos, colores fantasías u otros recursos esencialmente femeninos, tu blazer te abrirá las puertas del estilo.

En este desafío, estética y accesorios lo son todo: un corte de pelo, un accesorio como por ejemplo un broche y por supuesto tu actitud, juegan en el mismo bando, del conjunto depende el éxito del outfit.

También puedes incrementar el efecto andrógino del look incorporando otras prendas emblemáticas del mundo masculino que afiancen el efecto que buscas, por ejemplo  puedes Combinar con una camisa blanca de hombre, y que proporcionará la sensación de fiabilidad de la que hablaba antes.

Personalmente soy una fanática del total look oscuro, profundo y sofisticado es garantía de estilo, así, un look con falda de cuero negro más blazer negro, al que añades pullover cuello alto en otoño/invierno o camisa siempre negra en primavera/verano, es un comodín en tu guardarropa que te salva de multitud de aprietos.

Exprime las diferentes siluetas que puedes crear con la ayuda de un Blazer

Esta prenda indispensable hoy en día se propone en muchos colores, tejidos y texturas en su inalterable versión original, pero también hay multitud de versiones más o menos moda en las que queda la puerta abierta a diferentes alteraciones, muy útiles en lo que respecta a la silueta femenina y sus necesidades.

Aunque existen muchas posibilidades intermedias, hay dos extremos que afectan directamente límites de la silueta y que es necesario saber utilizar: el boxy blazer, prenda oversize de alto contenido moda cuyo potencial puedes aprender a exprimir mejor mi post “Chaqueta oversize mujer, vuelve un icono de los 80”, que garantiza desproporciones y juegos de volumen, y el blazer extralargo, garante de una sofisticada silueta estilizada muy chic.

Las posibilidades del blazer oversized en su vertiente más moderna son incontestables, arriesgado y atrevido viaja de los looks más convencionales a los más trendy sin complejos, dejando tras de sí un rastro de modernidad sin el que las adictas a la moda no pueden vivir.

En el extremo opuesto la sobria simplicidad de un blazer largo, que crea siluetas imprescindibles si necesitas disimular algún exceso con los dulces, aunque no te confundas, no hace milagros.

Ambas soluciones pueden funcionar muy bien como Look para cena de empresa, una gran herramienta para esas situaciones en las que necesitas sentirte “segura y protegida”, imprescindible en ambientes hostiles en los que te sientes evaluada y “cotilleada”.

Un blazer es una inversión perfecta si quieres mejorar tu imagen personal, su aplomo proporciona una presencia de la que pocas prendas pueden presumir, y su poder de convicción te ahorrará tener que dar muchas explicaciones en caso de malentendidos… es mágico, porque, en este mundo en el que la apariencia es soberana, la prenda adecuada llevada con la actitud adecuada puede hacer la diferencia.

Esencia fashion del blazer, disfruta de un camaleón en el armario

Cuando hablamos de juegos de moda el blazer cambia su función, se engrandece en el armario, y lo que podían parecer límites se convierten en ventajas.

Es el caso del blazer de cuero, tan “básico” como necesites, tan osado como las prendas que lleves debajo, suficientemente atemporal y simple como para cuadrar en look Boho como en un look Sostenible si llevas un blazer hecho con ecopiel.

El aspecto aséptico del blazer en tejido neutro, lo convierte en un must have de cualquier armario femenino que se precie de ser moderno, un incontestable para mil y un looks:

    • ¿Falda de tul para salir a cenar? = Blazer negro
    • ¿Vestido de flores para ir a la oficina? = Blazer pata de gallo blando y negro
    • ¿Look moda trabajo cuadros y rayas? = Blazer cuadros escoceses
    • ¿Noche de fiesta con sobrio vestido de crepe? = Blazer masculino de lentejuelas?
    • ¿Presentación en público con vestido estampado? = Blazer rojo
    • ¿Viaje en el día con posible entrevista de trabajo? = Blazer cuero negro
    • ¿Cóctel de tarde en una galería de arte? = Boxy Blazer

¿Entiendes lo que decía?

Si tu compromiso con la moda determina la forma en la que te presentas ante el mundo, un buen blazer puede darte muchas alegrías por su contribución moda a tu forma de vestir, ya que puede por ejemplo cambiar de función de ese aburrido traje del que ya te has cansado, si sustituyes la falda tubo del traje por una falda estampada: look híper femenino de blazer con top si necesitas ir directamente desde el trabajo a una cita a ciegas, y si tienes unos jeans que te quedan genial pero ya no sabes con qué llevarlos, con un blazer estampado volverán a ser tu pantalón de mujer favorito, lejos ya del aburrimiento que tanto te preocupaba.

Un blazer siempre a mano en las ocasiones especiales

Los blazers parecen prendas muy alejadas de las ocasiones especiales, pero, aunque te parezca una prenda fundamentalmente casual, en ellas un el blazer juega siempre en la liga profesional, y además juega en casa.

El Blazer está entre las chaquetas cortas de fiesta más imprescindibles, capaz de reinventarse con cada blusa o top de fiesta que tienes ya en el armario que pruebes a combinar con él, pero tal vez tengas en la cabeza una imagen muy convencional del blazer, la de una prenda oscura y severa que parece poco adecuada para ocasiones felices…

En la imagen superior el tipo de blazer con el que puedes contar en caso de evento, un blazer fresco con alto contenido moda que responde a los imperativos del protocolo de una boda de día, una prenda con un aspecto elegante que viaja de la ocasión especial a la vida casual con sólo cambiar los accesorios.

Si tienes dudas sobre cómo vestirte para una boda de día, el blazer es una posibilidad a tener muy en cuenta. No te rindas, hay soluciones como el Traje de chaqueta de mujer, la invitada perfecta con un estilo propio, o un blazer con un vestido estampado es un look perfecto para estos eventos, sólo tienes que buscar un estampado con el que te sientas a gusto y el resultado será femenino pero no empalagoso.

El blazer también ocupa un lugar privilegiado en eventos más lúdicos, en los que el objetivo sólo es sentirse guapa, sin ataduras ni protocolos, de hecho, también es candidato a protagonista cuando piensas en cómo vestirse para Nochevieja o eventos similares.

La conclusión es que el blazer es una de las prendas “antiguas más modernas” del guardarropa actual, un elemento fetiche a prueba de estilo, que puedes aprender utilizar en todo su potencial con el servicio Style Coach de    MD Personal Shopper, con el que aprenderás a combinar esta imprescindible en el armario femenino contemporáneo, de forma que te ayude a crear looks diferentes que reflejen tu personalidad y estilo propio, para todo tipo de ocasiones.

Si te ha gustado este post participa dejando un comentario, tus experiencias personales sobre el tema completarán la información y la enriquecerán, ayudando a los próximos lectores con más sugerencias e información extra.


Primer encuentro
sin compromiso