Hace mucho tiempo que este post estaba en lista de espera, pero hace poco ha habido un evento que ha precipitado su publicación, ¿sabes a qué evento me refiero?

Cuando te invitan a una boda, la elección más habitual para vestirte de invitada suele ser el tradicional vestido estampado en un tejido ligero y con mucho movimiento…

…pero existen alternativas si no te sientes cómoda con este tipo de atuendo y quieres permanecer fiel a tu estilo. Tal vez te sientas tú misma más fácilmente con un traje de chaqueta.

Un impecable traje de chaqueta masculino puede ser exactamente lo que necesitas, sin vuelos ni estampados, simplemente formal y alejado de ese tipo de atuendo híper femenino con el que tú no te sientes cómoda en un encuentro social.

Si ésta no es tu situación, es decir si te encantan esos largos vestidos estampados y llenos de color, no descartes en cualquier caso la opción de un atuendo masculino, puede ser una interesante novedad que sorprenderá a tu entorno…por contraste, este es un outfit mucho más sugerente de lo que imaginas.

Un atuendo que suponga un juego que utilice elementos del vestuario masculino y los convierta en femenino, como en el caso de este mono con solapas de raso, supone una variación afeminada de un clásico masculino. Esta opción tendrá la mitad del impacto que puedes conseguir y el look carecerá interés.

Mi consejo en este caso es que evites las simulaciones, me refiero a atuendos como el de esta imagen, que juegan a ser masculinos, pero sólo son variantes femeninas, la auténtica “magia” está en el verdadero contraste entre tu cuerpo femenino y un atuendo netamente masculino.

Mejor un traje de chaqueta de mujer a medida, el frac perfecto

El evento al que me refería antes es la última boda real inglesa: Eugenia de York se casaba el pasado fin de semana con Jack Brooksbank, en una boda todo lo tradicional que cabe esperara de un miembro de la realeza británica, pero hubo una invitada que eligió un outfit muy diferente al que habían elegido el resto de mujeres para la ocasión.

Me estoy refiriendo a Cara Delevigne, que lucía un magnífico frac tradicional en el que solo los fabulosos zapatos de altísimo y fino tacón metalizado delataban que debajo había una mujer.

La clave para el perfecto traje “masculino” de mujer está en los accesorios

Todos los elementos del atuendo de Cara Delevigne eran respetuosos con el frac original, por supuesto el tradicional sombrero negro con su característica forma, que acompaña siempre a este clásico atuendo masculino ideado para eventos muy formales…naturalmente también la corbata.

Entre tantos tocados con redecillas, plumas y piedras o sofisticados turbantes, el masculino sombrero de Cara Delevigne era un grito de rebeldía y libertad.

Curiosamente moderna, perfectamente actual, deliciosamente discreta y extrañamente femenina, su look destacaba entre el resto de tradicionales invitadas.

Pero lo que de verdad marcaba la diferencia y resultaba sorprendente eran los zapatos.

Un traje masculino pero con accesorios de mujer

En realidad, es un truco bastante básico: si tu utilizas sólo un elemento que cree contraste entre todos los demás, ese elemento atraerá toda la atención y tendrá máximo protagonismo.

Pero este truco funciona sólo si esas características de diferenciación las tiene un único elemento, en este caso un elemento del total look: los fabulosos zapatos de altísimo tacón, un accesorio que posee la esencia de la femineidad.

Probablemente, en la invitación a semejante evento, protocolo había indicado que se requería frac y Delevigne pensó que “porqué no también en el caso de una mujer” … una idea fabulosa.

Si vas a “jugar a este juego”, te invito a la sobriedad.

Si has elegido un traje masculino ir a una boda, evita los tejidos fantasía y los accesorios recargados, sólo crearán confusión y harán que tu look pierda efecto.

Encajes, bordados, estampados o accesorios excesivos, provocarán, en este caso en concreto, un caos en el que se perderá la intención, ese juego masculino/femenino que resulta tan espectacular en los eventos especiales.

El traje no tiene porqué ser necesariamente negro, aunque yo lo recomiendo, pero, si quieres un outfit que juegue con el concepto del intercambio de sexos, sí debe tener líneas sobrias y ausencia de elementos decorativos de cualquier tipo.

Maquillaje, el otro elemento femenino de tu look contrastes de mujer para bodas

En cuanto al maquillaje no seas tímida, este es el otro punto en el que puedes poner en evidencia que eres una mujer y resaltar tu esencia femenina.

Maquillajes deliciosamente femeninos y atrevidos con todo lo que esto conlleva: purpurina o eyeliner y pestañas postizas.

Yo tengo por costumbre evidenciar sólo un área: ojos ultra-maquillados y labios discretos o viceversa. Creo que maquillar excesivamente ambas áreas lleva a un aspecto más próximo a un payaso…una idea muy personal, utilízala si piensas lo mismo que yo.

Si se trata de un evento o una boda que no sea excesivamente convencional, también puedes añadir a tu look un elemento roquero, por ejemplo, tatuajes, anillos o cualquier otro elemento transgresor que te apetezca. Los tatuajes no tienen porqué ser definitivos… ¡diviértete!

¡Y si vas a pintarte las uñas, utiliza sólo el negro!

 

 

Traje de chaqueta de mujer, la invitada perfecta
5 (100%) 3 vote[s]

Artículos relacionados