La primera pregunta a la que debes contestar es: ¿Quiero llamar la atención y que se note mi presencia o pasar desapercibida/o?
Mientras intentas dar respuesta a esa pregunta yo te propongo soluciones interesantes y actuales, la regla de oro es: ¡No te disfraces! No renuncies nunca a tu esencia, a tu estilo, sólo adáptalo a la situación y serás el invitado o invitada perfecta en una boda .

invitada perfecta bodaPara ser el invitado o la invitada perfecta en una boda hay algo a tener muy en cuenta: los protagonistas son los novios así que, si vas a estar muy cerca de ellos, utiliza colores suaves para dejarles todo el protagonismo, también en los estampados.
Si no te has bronceado en las vacaciones de Semana Santa, te propongo colores claros, elegantes y muy de fiar, perfectos también si no eres excesivamente joven, aportan luminosidad al rostro y combinan fácilmente con los complementos, pero recuerda, depende siempre de tu tono de piel.

Cuando hablo de colores claros no me refiero sólo a colores pastel que incluso podrían rivalizar con la novia si se trata de una boda civil, te propongo los colores medios, alegres, pero no exageradamente llamativos, puedes inspirarte en los colores característicos de los cócteles, frescos y alegres.

 

invitada perfecta boda
Sin embargo, si vas a ser un invitado o invitada de boda sin excesivo protagonismo puedes permitirte mucha más diversión, es el momento de olvidarte de los colores suaves y elegir algo más espectacular. Adelante con colores llamativos y estampados alegres… ¡Contribuirás a que el “impacto” que la boda deje en el recuerdo de los participantes sea el de un día especial, festivo y feliz!

Hasta aquí el color, con consejos válidos para ambos sexos, pero hablemos ahora de formas: el foco puesto en el volumen y la silueta.
En líneas generales si eres mujer y buscas un look que te garantice ser la invitada perfecta en una boda , te aconsejo vestidos muy femeninos, un vestido siempre es una magnífica solución (también económicamente) en una única pieza, sin más complicaciones que añadir una chaqueta corta o un ligero abrigo en un tejido con un toque especial, por ejemplo hilos metalizados, si la boda es en un lugar donde las temperaturas pueden ser bajas.

invitada perfecta bodaSi no te sientes tu misma sin pantalones no desesperes, esta vez las tendencias de moda de la temporada Primavera-Verano’18 están de tu parte.

Lo más trendy es llevar pantalones bajo el vestido, es una de las novedades más impactantes, una idea fantástica que te permitirá además un resultado más o menos smart.

Se trata sólo de jugar con el tipo de pantalón: ancho, “demasiado” grande y largo, conseguirás un look más más casual si eres alérgica a vestir muy formal, el vestido estrecho hasta la cintura garantizará una silueta femenina y moderna.

Con un pantalón estrecho y algo corto, el look es siempre joven y femenino, pero nunca casual. Puedes usar un pantalón estrecho, incluso en un tejido que no sea específicamente de fiesta, sobre todo si es negro, pero evita los leggins, resultan un artículo irremediablemente barato y “de mercadillo” que quitará valor al look .

Los estampados tienen siempre un protagonismo especial en estas ocasiones, alegres y apropiados. Cuando los tejidos son muy ligeros el estampado es más espectacular, pero ten cuidado con la transparencia, en algunas bodas pueden ser muy inapropiadas.

Si tienes algunos kilos “de más” y te sientes insegura, un vestido estampado sobre fondo oscuro puede ayudarte. Luce orgullosa tus curvas con prendas entalladas que las dibujen, evidenciando el seno o incluso la cintura si te sientes cómoda. Al contrario de lo que muchas mujeres piensan, un vestido recto tipo “saco”, no mejorará tu aspecto.

Y no te olvides del escote, ya que aligera tu silueta, pero no exageres en las bodas religiosas y acuérdate de llevar un chal para utilizar dentro del templo y no ofender sensibilidades.

invitada perfecta boda

Para los hombres looks formales e impecables. Sí, ya sé que el atuendo masculino es más rígido que el femenino, pero este tipo de ocasión especial tiene ciertas reglas que debes conservar, a menos que la boda se celebre en una playa…
Mi recomendación es que mantengas siempre la chaqueta, aunque hoy en día puedes prescindir de la corbata, incluso cambiar la camisa por una camiseta.
Si necesitas expresar tu individualidad recurre a tejidos particulares con texturas ricas y expresivas, incluso a una chaqueta fantasía en un tejido brocado o estampado… ¡Serás el centro de todas las miradas!
No me refiero a ser insulso ni discreto, si la ocasión lo permite, puedes excederte en un look con el caos como única inspiración, jugado incluso a mezclar fantasías.
Si no quieres algo tan impactante una camisa fantasía será perfecta, una nota original pero más contenida en un momento en el que, además, están de moda las camisas estampadas, por lo que la oferta es enorme y para todos los presupuestos.

invitada perfecta bodaEn un lugar cálido es fácil vestir de boda sin traje, un chaleco hará una función similar, pero mucho menos formal, puede sustituir a la chaqueta y llevar detalles que generan grandes contrastes.
Otra alternativa si no te sientes bien con atuendos demasiado formales, es elegir una sola prenda de aspecto muy “rico” y aparente, por ejemplo una chaqueta o abrigo en tejido brocado. El resto de prendas, pueden ser algo más “informales”, nadie las mirará, la prenda “estrella”, cumplirá con su cometido de distracción.
Cuando la boda a la que asistes es un compromiso y no se trata de una ocasión agradable, podrías tener tus buenos motivos para pasar desapercibida/o, tal vez te encontrarás allí con alguien que prefieres evitar: una antigua pareja o ex jefa con quién las relaciones son complicadas…
Yo te aconsejo que utilices el color (el gris y el beige son casi “invisibles”) y evita cuidadosamente los volúmenes que destacan, las asimetrías que causan efectos llamativos y los accesorios espectaculares…

¡Pero los accesorios del look para boda merecen otro post asi que no te pierdas los próximos post de MD Personal Shopper!

Artículos relacionados


Primer encuentro
sin compromiso